DESEO DE

CINE

[ Ver y pensar el cine en cuarentena ]

La costilla de Adán [1949]

George Cukor

ñadams-rib-3 (2).jpg

La costilla de Adán

 

Tomo Adam's Rib porque es una pareja, Spencer Tracy, que hace de hombre y Katharine Hepburn, que hace de mujer... Es preciso aclararlo porque... esta película en la que se intenta construir el matrimonio como una conversación se desplaza en un mundo donde el divorcio es una realidad, una posibilidad perfectamente admitida, una opción moral y religiosamente aceptable. Aunque no haya divorcio ni segundas nupcias, el autor los incluye al presentarlos como posibilidad desde el principio.

 

El comienzo está magníficamente filmado: la cámara permanece inmóvil, se ve la habitación y a ellos, que se hablan; cada uno está en su vestidor, a la derecha y a la izquierda, fuera del campo, y se hablan de una punta a la otra. No se los ve, pero la cámara está allí, y esta suerte de intimidad está tanto más presente cuanto que es vacía y dialogan de este modo. Si el divorcio amenaza, es porque una gota rebasó el vaso... Una cláusula secreta del matrimonio se vio afectada: no tocar en público el feminismo.

 

Ahora bien, él en tanto fiscal debe acusar y obtener el castigo de una mujer que acaba de matar a su marido y cuya defensa asumió su propia esposa. Tenemos una estructura en abismo (1), donde el matrimonio de Tracy /Hepburn se lleva a una corte de justicia mediante el examen de otro matrimonio, que terminó mal puesto que la dama liquidó al marido. En realidad, lo que se pone en discusión en la corte de justicia es el matrimonio mismo. Cavell destaca hasta qué punto en esta puesta en abismo se encuentra el vínculo del matrimonio con el lazo social democrático como tal, el contrato. Tracy dice enseguida: «¿Qué es el matrimonio? Un contrato».

 

De aquí en más todo el juego de la película es que Hepburn se dirige a su marido en lo particular y, al mismo tiempo, al tribunal para defender los derechos de la mujer, se dirige a la audiencia, al público, organizando la reivindicación femenina de ser tratada como un ser civilizado.

 

La estructura de redoblamiento es subrayada por el genio de Cukor, quien en medio del filme presenta una escena en la que Hepburn y Tracy muestran a sus amigos una peliculita de aficionado, instalando de este modo una escena del filme en la película, que subraya perfectamente la estructura de la puesta en abismo y sitúa el divorcio en el divorcio (como la escena del teatro en la obra de Hamlet refería el asesinato en el asesinato). Se expone así una puesta en abismo de la verdad.

 

La regla de la comedia del nuevo matrimonio para Cavell es que el hombre debe soportar que se desnude el ridículo de la posición masculina y que sufra cierta humillación (por ejemplo, los neumáticos pinchados de Clark Gable en It Happened one Night, el deshabillé femenino que debe calzarse Cary Grant en Bringing up Baby; o Tracy, quien desde la mitad de la película comienza a sufrir vahídos).

 

 

JACQUES-ALAIN MILLER: Se histeriza.

 

ERIC LAURENT: Sí lo que él llama la prueba de humillación es en realidad cierta histerización que le permite alcanzar la posición femenina. Él nota que cuando demuestra que puede hacerlo obtiene nuevamente la autoridad necesaria que hará que su mujer soporte a continuación la lección que le va a dar. Y es que él será su instructor en el posible nuevo matrimonio, puesto que al final de la película está ese curso que hace Tracy, donde la pareja se aleja de nosotros y él grita: «¡Viva la diferencia!».

 

Cavell muestra un matrimonio que gira entero en torno de la posibilidad de unas segundas nupcias, pero que, en lugar de efectuarlas, presenta esta posibilidad en abismo permanente. No instala el nuevo matrimonio como solución realizable, sino que señala a partir de allí que solo hay la puesta en abismo en la conversación permanente sobre lo que puede ser el matrimonio, Y que de la efectivización que ocurre en las otras comedias sobre el nuevo matrimonio se llega a esta puesta en abismo. Yo pienso que Adan's Rib presenta la estructura del matrimonio moderno y que si el género se detuvo después del 49 fue porque se encontró la solución perfecta. 

 

Si el Otro no existe, ya no hay más que la conversación sobre el matrimonio, y es secundario si este se lleva a cabo. Quedan abiertas las formas más variadas del concubinato (manifiesto, disimulado, ocasional, progresista), lo esencial es mantener abierta la conversación de una estructura de ficción de la verdad. Y a partir de esta contemplación no de Un ideal del matrimonio sino de que no queda más que la conversación sobre la puesta en abismo, se define la posición actual que hace que el psicoanálisis ya no produzca una teoría superior a la que Freud perfeccionó. La teoría psicoanalítica propone otras caracterizaciones de la mujer, otras formas posibles de la posición femenina del ser, pero no cree en el segundo matrimonio y después en el tercero o en que el segundo tal vez no sea el bueno pero sí el tercero o el cuarto. Y es que a partir de allí se trata de la puesta en abismo misma y la discusión sobre eso.

 

Esta puesta en abismo une el Otro que no existe con el punto donde a ocupa el lugar de I, según los matemas que proponía Jacques Alain Miller. 

 A/     a > I

Nota:

 

(1) La expresión francesa mise en abime, cuya traducción literal es «puesta en abismo», es una figura retórica tomada de un motivo de la heráldica que designa un dibujo en el centro del escudo de armas que reproduce, en menor escala, los contornos exactos de ese mismo escudo. La expresión se utiliza para referirse a una obra que se muestra en el interior de otra, que habla de ella, cuando los das sistemas significantes son idénticos: relato dentro del rato, pintura representada en una pintura. [N. de la T] 

Fragmento de El Otro que no existe y su comité de ética

Eric Laurent, Jacques-Alain Miller